Londres

A pesar de haber ido el 2007 a Inglaterra, no puedo decir que conocía Londres. Solo tuve la oportunidad de recorrer junto a los amigos al ribera del Támesis, todo en una tarde. Suficiente para quedar con gusto a poco, excusa para comprometer un retorno.

Y como no hay plazo que no se cumpla, Febrero 2010 fue la fecha señalada para recorrer en mayor profundidad la capital británica. Recorriendo con paraguas en mano, pasé por:

  • Los hitos de interés para todo chileno: el moai en el Museo Británico, el Milodón en el Museo de Ciencia Natural (el mismo que encontraron en la cueva homónima), la tumba de Lord Thomas Cochrane en Westminster Abbey.
El Milodón
  • El sitio de perigrinación de todo maccartnista-lennonista: los estudios Abbey Road y el paso de cebra más fotografiado en todo el mundo.
Londres Londres
  • El West End, en donde pude ver una obra de teatro.
  • Greenwich.¡longitud 0! (no sé por qué no lo publicitan tanto más, el parque es bien bonito) Aah…la w no se pronuncia!
Londres
  • Notting Hill, en donde me sentí volviendo a los cerros de Valparaíso.
Valpara...no, Notting Hill!
A pesar de las preferencias de Churchill por el mar abierto, a ojos de un habitante de latitudes australes, Londres es una ciudad profundamente europea. Su edificación, ritmo y gentes guardan más parecido con París o Berlin que con Nueva York o Chicago. Además, los ingleses son personas conversadoras (al ir a comprar algo, cruzarás un comentario con quien atiende) y poseedores de un gran sentido del humor, el que se cuela en la vida diaria.
En resumen Londres, a pesar de la lluvia y de la lentitud del tube, es un lugar para pasar una temporada.
Londres
Luego de un par de días partí a Berlin.

Leave a Reply