A pesar de los temporales y las gripes posteriores a estos, ¡Agosto ha terminado! Para los más achacosos, lo peor ya ha pasado y se han ganado el derecho para disfrutar una nueva primavera (es decir, seguir con los achaques a causa de las alergias).

Así, los aires primaverales traen la brisa que invita a los volantines a celebrar la festividad patria. Así, celebramos lo ocurrido el 18 de septiembre de 1810, aunque muchos creen que celebran lo ocurrido el 12 de febrero de 1818 en Concepción.

En mi caso personal, al pasar agosto, se inicia un nuevo año de paso por estos lares.

Leave a Reply